Nunca llueve eternamente.

A veces poeta, dramaturgo, guionista, cineasta, pero tristemente humano.

Catorce


Tu retrato me dice que te hable
del jardín de piel que te cubre
con la flor que sostienes la vida
en el tiempo que riega mi existencia.

Mis letras en tus ojos rasgados
en ese silencio que se rompe
al prender el siguiente cigarrillo
en el alma que nadie lo ve.

Flor en el febrero de tus ojos
ahí podría quedarme un instante
en la estación de tu mirada
para desmarcar las fechas del catorce.

Y entre un lapso de tiempo
en un abrir y cerrar de ojos
bajo las luces de la noche
y entre sobras te perdí.

Tu retrato ahora solo silencia
mis soledades que tienen tu nombre
y con los colores de tu olvido
me vestiré de noches y de sueños.